El lado oscuro de la restricción calórica

“In medical science, as in daily life, it was unwise to jump to conclusions” – Albert Camus

Algunos recordaran el estudio que fue llevado a cabo en monos hace unos pocos años, en el que se consiguió alargar el tiempo de vida de los animales por medio de una restricción calórica del 30%. Lo mismo se consiguió en otros animales como ratas, la mosca de la fruta o el gusano C. elegans (sí amigos, los insectos son animales). El experimento en monos fue repetido y aunque los animales no vivieron más tiempo se consiguió reducir las enfermedades relacionadas con la edad.

A y B son fotos del mono usado como control y las fotos C y D son del mono sometido a restricción calórica. Ambos tienen la misma edad.

A y B son fotos del mono usado como control y las fotos C y D son del mono sometido a restricción calórica. Ambos tienen la misma edad.

Entonces, ¿Hemos encontrado la fórmula para vivir hasta los 120 años y el lobby de las compañías alimentarias nos está ocultando esta información para que consumamos como locos?

No, es cierto que el tema de la restricción calórica ha dado interesantes resultados en los últimos años pero queda mucho más por hacer. Y también es cierto que las compañías alimentarias son capaces de hacer presión a la hora de publicar ciertos estudios y no son muy amigas de financiar investigaciones relacionadas con el no-consumo. Pero no saquemos conclusiones precipitadas, las conspiraciones suelen ser respuestas simples a problemas complejos, y no suelen estar basadas en evidencia.

Para empezar una restricción calórica sería algo difícil de mantener en el tiempo debido a los mecanismos de autorregulación de la ingesta calórica, a que tenemos acceso a alimentos en cualquier momento, (cada vez menos gente parece lo tiene por desgracia), y seamos sinceros puede que no sea sostenible para la mayoría de la gente comer menos el 70% de las calorías durante toda su vida. Aun así es interesante seguir investigado sobre el tema.

El último estudio publicado sobre la restricción calórica en “The journal of experimental medicine” viene  a darnos una de cal y otra de arena. Las células madre de ratones sometidos a un 30% de restricción calórica envejecieron más lentamente que aquellas de los ratones con dieta normal pero el sistema inmune de los ratones fue apagado casi por completo. Pero los ratones, a pesar de no tener defensas, no murieron, ¿Por qué? (os dejo pensar unos minutos………………………….). Los ratones de laboratorio no suelen entrar en contacto con virus o bacterias que los ratones salvajes si encuentran a diario. Seguramente muchos de ellos habrían muerto prematuramente con un nivel de defensas tan bajo.

El estudio se centra en el efecto de la restricción calórica en las células madre hematopoyéticas, responsables de la formación de glóbulos rojos (las que llevaban las burbujas de oxígeno en la vida es así) y de linfocitos o glóbulos blancos (los que iban de blanco obviamente, la policía). Cada vez que necesitamos más glóbulos blancos, por ejemplo en infecciones, o multiplicar nuestros glóbulos rojos, por ejemplo en pérdidas de sangre, las células madre hematopoyéticas sufren el estrés debido a la división celular y “envejecen”. Aquí es donde vienen las buenas noticias. Las células madre no envejecieron en ningún momento, incluso cuando fueron sometidas a estrés, se mantuvieron en el mismo estado, y los resultados se mantuvieron incluso un año después de terminar la restricción calórica.

Las malas noticias llegaron al darse cuenta de que la producción de linfocitos fue reducida hasta un 75%. Esto puede ser debido a que, como dice Richard Dawkins, pocas veces en biología algo sale gratis, uno de los lugares donde el organismo de los ratones economizó puede que fuera en la producción de linfocitos, y me parece muy interesante que lo hiciera en algo tan necesario para la supervivencia del individuo como es sistema inmune. Me pregunto varias cosas (en verdad muchas):

¿El hecho de que los ratones de laboratorio estén sometidos a contacto con menos agentes nocivos produjo que el sistema inmune fuera seleccionado para economizar la restricción calórica, o por el contrario hubiera ocurrido también en ratones salvajes?

¿Habría alguna manera de reactivar la producción de linfocitos manteniendo la restricción calórica? Por ejemplo cambiando el tipo de dieta.

Por supuesto también me encantaría tener más datos de lo que ocurre en otras especies. Si hay una conclusión claro es que todavía es muy pronto para sacar conclusiones, y mucho más para trasladar los efectos de la restricción calórica mantenida a humanos.

 

Restrición Calórica y Cáncer. Los efectos de la restricción calórica en diferentes enfermedades es un área todavía por descubrir. (From Cancer & Metabolism 20131:10 DOI: 10.1186/2049-3002-1-10)

Restrición Calórica y Cáncer. Los efectos de la restricción calórica en diferentes enfermedades es un área todavía por descubrir.
(From Cancer & Metabolism 20131:10
DOI: 10.1186/2049-3002-1-10)

Maldita sea Aguskun, hace unas semana escribiste un post sobre los beneficios del ayuno intermitente, me vas a volver loco…
^^ Los artículos que publiqué sobre el ayuno intermitente y mi opinión siguen siendo válidos, y de hecho el ayuno intermitente y la restricción calórica no es lo mismo. Se puede hacer ayunos intermitentes y consumir todas las calorías necesarias. Lo presenté más como una manera de levantar conciencia en que saltarse una comida en algunas situaciones no presenta mayor problema.

Conseguir datos que lleven a consejos dietéticos saludables es un esfuerzo muy costoso, se necesitan años de investigación, repetición de experimentos, aislar muchos factores… Por ejemplo el estudio sobre el que he escrito se centra en el los glóbulos rojos y blancos pero hay mucho más marcadores de salud que podrían haber sido usados, o efectos en otros animales, en estudios celulares, etc. Pero poco a poco vamos construyendo nuestros gigantes de datos para poder ver las evidencias que se esconden un poco más lejos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El lado oscuro de la restricción calórica

  1. Pingback: El lado oscuro de la restricción calórica

Deja un comentario