¿Son las dietas bajas en grasa saturada más saludables?

Las dietas bajas en grasa son muy populares por que es la forma más fácil de reducir calorías para perder peso. Dietas altas en ácidos grasos saturados han sido traducionalmente relacionadas con la incidencia y mortalidad de enfermedades cardiovasculares (ECV). Sin embargo, ¿son las dietas bajas en grasa realmente saludables? ¿Es la grasa saturada algo que deberíamos reducir en nuestra dieta incluso cuando no queramos perder peso?

Hoenselaar R. Further response from Hoenselaar. British Journal of Nutrition, 2012

Es cierto que en animales dietas ricas en grasa pueden producir cánceres (estudios 12). Pero no todas las grasas son iguales, los ácidos grasos omega 6 parecen ser mucho más perjudiciales que los omega 3 que en muchos estudios incluso suprimieron los tumores (estudios 3 y 4).Un ratio elevado de omega 6/omega 3 incrementa el riesgo de cáncer (estudios 5, 6 y 7). Y recordáos que los ácidos grasos omega 3 son esenciales, es decir, no los produce nuestro organismo y por eso necesitamos consumirlos.

Llama la atención como el mensaje sigue siendo reducir las grasas saturadas y no se dice nada de los grasas insaturadas omega 6. Aceites ricos en grasas saturadas como el de coco o el palma han sido etiquetados como no saludables, esto es algo que incluso a mi me cuesta admitir porque lo tengo grabado a fuego, pero he de decir que no hay evidencia científica suficiente que respalde dicha afirmación, y de hecho los países donde se consumen aceites ricos en ácidos grasos saturados tienen incidencias muy bajas de ECF (estudio 8) y dieta rica en aceite de coco redujo factores de riesgo de ECV (estudio 9).

Al huir de la grasa mucha gente reduce los productos lácteos en su dieta, pero un alto consumo de productos derivados de la leche reduce el riesgo de morir de ECV (estudio 10). Otra mucha gente consume productos desnatados, lo que se traduce en menos grasa pero más carbohidratos. Las empresas de alimentación normalmente añaden azúcares a los productos bajos en grasa para hacerlos más apetecibles. Podemos encontrar fructosa en muchos de estos productos, y la fructosa (al contrario que la grasa saturada) si es un nutriente que es consistente en sus efectos adversos para la salud: aumento de triglicérido (11), ácido úrico (12), estrés oxidativo (13), mayor riesgo de síndrome metabólico (14)… Si, puede que te hayas quitado unas cuantas calorías tomándote ese producto bajo en grasa, pero ¿realmente estás comiendo más sano?

Dietas que cambian grasa saturada por hidratos de carbono no sólo no consiguen reducir los niveles de LDL (colesterol malo), pero si que reducen los de HDL (colesterol bueno). La única posibilidad beneficiosa y consistente es reducir la grasa saturada por ácidos grasos omega 3, y ocurre más por los efectos beneficiosos de estos últimos que por la eliminación de la grasa saturada.

Debido a la falta de estudios hace unos años, y al sesgo de muchos científicos y nutricionistas hoy en día, se sigue criminalizando las grasas y se siguen vendiendo productos bajos en grasas que suelen ser ricos en azúcares. Cada vez está más claro que estos productos son más dañinos para la salud, que el original.

Concluyendo, no parece que haya suficiente evidencia para justificar que una dieta baja en grasa sea más saludable, especialmente al ver como esas dietas suelen ser altas en hidratos de carbono y que van a acabar produciendo más perjuicio que beneficio. Si quieres cuidarte un poco más simplemente intenta consumir más ácidos grasos omega 3 (pescado, nueces) y menos omega 6 (aceite de girasol, de maíz, margarina y toda la comida basura hecha a base de aceites vegetales) y no te preocupes tanto de los ácidos grasos saturados como te han hecho pensar.

No se trata de reducir la grasa saturada, se trata de CON QUÉ

¿Qué os ha parecido el post? Si tenéis alguna duda o comentario no dudeis en escribirlo más abajo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario